jueves, 4 de diciembre de 2008

La ignorancia, todo un semental

¿Por qué la gente llega a ser tan ignorante? Sé que que hay muchas cosas que son complicadas para nosotros y por eso, las ignoramos, pero hay otras muchas cosas que las entendemos, o las pequeñas cosas de la vida, que suceden continuamente y aún así las dejamos pasar o ignoramos.

A mi entender, la ignorancia es una forma de ser que nosotros mismos desarrollamos y que se basa en dejar pasar cosas, tanto consciente como inconscientemente. Consciente cuando nosotros mismos decidimos hacer algo sin tener en cuenta los avisos previos, e inconsciente si ni siquiera nos damos cuenta de lo hecho.

En mi caso, hoy he tenido un ejemplo claro. Mi padre había ido a acompañar a mi madre a hacerse unas pruebas del Parkinson, había que ponerle una inyección la cual, pasada dos horas, te permitía ver su cerebro a través de la radiografía en 3D. Serían las 12 cuando llegue a casa y, claro, decidí llamar a mi padre a ver si ya habían terminado o le habían dicho algo, pero nada. Su móvil, como el de mi madre, estaban apagados.

Al final, me decidí a hacer la comida porque pensé que llegarían sin comer pero claro, me frustre mucho pues les había dicho que les llamaría y además, siempre les he regañado por no coger el móvil cuando salían a alguna cosa así. Cuando llegaron, les comente lo cabreado que estaba, pero nada, ellos hacían caso omiso. Como si mi cabreo se lo pasarán por el mismo del Arco del Triunfo.

Esto solo es un ejemplo de la ignorancia, mucho avisar pero poco despertar. Es el sueño de la ignorancia. Aunque también están los casos en que prestas algo y, al tiempo, la persona te lo devuelve diciéndote que no lo ha aprovechado y que lo volverá a necesitar, caso de mis apuntes. O simplemente, el caso del messenger, donde siempre digo yo primero " Hola " y la persona a la que le hablo, o contesta o ni eso. La verdad, yo no voy a estar siempre sacándole a la gente las castañas del fuego, pues después se acostumbran y es eso lo que no me hace gracia.

Todo ello se basa en la misma cosa, la ignorancia humana, el no hacer caso de algo y acostumbrarse a ello por mucho que se avise. Yo seguiré avisando, es lo único que puedo hacer.

A cuentos cortos, mentiras al aire.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal