viernes, 14 de noviembre de 2008

El tiempo cura las heridas


Al fin logré hacerme un Blog y sin ayuda!! Aunque para el diseño de esta página si lo necesitaré. Bueno, antes que nada, hola a todos a los que me van a leer y bueno, esta primera actualización es una pequeña explicación de mi vida.

Muchos saben como definirme ( simpático, correcto, tímido, callado ) y claro, dirán: Pues David está muy bien educado y es muy buen chico. Vale sí, no puedo negarlo, es cierto. Pero hay algunos caracteres de mi personalidad que ya desaparecieron. ¿ A qué se debió ? Aquí viene la explicación según yo mismo.

Mi infancia fue muy buena, era feliz con los juguetes que me regalaban y mi familia me quería mucho. Toda la infancia, que para mí la consideró hasta los 14 años, había ido de perlas. Pero lo que yo no sabía a esa edad es que iba a recibir el primer gran golpe de mi vida.

A principios de Septiembre de 2002, mi abuelo o, como yo lo llamaba, Opa, murió a causa de un maldito cáncer de próstata. Su muerte era de esperar ya que el médico nos advirtió de que el cáncer era maligno y que no había solución. El día de su muerte no sabía como reaccionar, solo se me pasaba por la cabeza los días en que venía a mi colegio, Pozo Nuevo, a recogerme para llevarme a ver los aviones. El curso que empezaba, 2º de la ESO, no empezó bien. Mi personalidad empezó a desestabilizarse.

Al año siguiente, me cambié al Instituto Arroyo Hondo, ya que la cosa se ponía difícil en Pozo Nuevo. Eran demasiado exigentes, aunque 3º de la ESO en el instituto no fue que digamos de perlas. Me eligieron delegado sin tener ni "pajolera" idea de que hacer y, como remate, se muere mi gata en Noviembre de 2003. Otro duro golpe, pero hubo cambios respecto de lo de mi abuelo. Había crecido y empezaba a entender mejor que la vida sería justa e injusta al mismo tiempo. Así, y con esa fuerza que ya tenía en mi interior, acabé el año aprobando todo y demás, pero seguía sin saber lo que era el amor.

Si hubo un año de grandes beneficios propios ese fue 4º de la ESO, o eso pensaba yo. Me toco una buena clase, sin duda, todos nos los pasabamos muy bien. Ya en la segunda evaluación, empece a notar el cosquilleo del amor llamando a mi corazón cuando conocí a Yasmin. Era una chavala muy completita, a excepción de los estudios. En Febrero, coincidiendo con San Valentín, empezamos a salir. Pero la relación se fue al "garete" debido a que ella supuestamente me puso los cuernos. No había vuelta atrás y la relación se terminó al mes siguiente. Aún así, parecía que me contenía, que me afectaba pero no tanto, se notaba que me estaba "formando".

El reir a carcajadas, el cooperar con los compañeros como también el ganar muchísimos amigos me estaba provocando una reacción de querer levantarme todos los días temprano para salir de casa e irme con los amigos. Todo parecía ir bien, hasta que un día, aquel fatídico 26 de Mayo de 2005. Ese día había Feria en Sanlúcar de Barrameda, muy cerca de mi pueblo. Mi primo, como otros tantos, iban a ir a esa feria, por lo que cogieron el coche y tiraron a toda velocidad hacia allí. Llegaron en 9 minutos! Hay más de 20 km entre Rota y Sanlúcar, increíble vamos. A la vuelta, mi primo quiso ser más rápido aún, y a la altura de la carretera de Munive, pues perdió el control y se acabo........

Nunca olvidaré esa mañana tan dura, levantándome a las 7 y media de la mañana, ya que escuché a mi madre hablar por teléfono muy alto. Entoncés, abrí la puerta de mi cuarto y vi a mi padre correr hacia su cuarto y mi madre detrás de él. Ella se paró y me gritó llorando: "Tu primo Carlitos ha tenido un accidente y ha muerto"

Sin palabras, me quede helado, las piernas me empezaron a temblar, por lo que fui a mi cama y me eche. Comence a llorar desconsaladamente y no podía contener esa gran furia que tenía en mi interior. Vaya si grite, me levanté y no paraba, hasta que ya mis piernas cedieron y caí.

Ese día, con lo mal que estaba, tuve que ir a acercarme al instituto a dejar unos trabajos. Cuando llegué a clase, dí los trabajos a mis compañeros mientras que mi madre se lo explicaba todo a la profesora. No pudé contener mis lágrimas y lloré en la misma clase, así que me salí rápidamente. Ya en el cementerio, me relajé un poco pero estuve callado solo hasta que llegaron mis tios con mi Oma ( mi abuela ). Fue verla e ir a abrazarla llorando. No podía conmigo mismo.

Con ello, llegó el punto y final de mi gran año, mi gran cambio, pues supuso muchas cosas buenas que se diluyeron en dos días. Fue así como los pilares de mi personalidad cedieron definitavamente, dando lugar a un período muy triste que se alargó como que demasiado. No era el mismo, prueba de ello fue la especial debilidad en el verano. Fue muy duro.

Y más duro se hizo hasta que llegó 2º de Bachillerato. Había conocido a mucha gente en estos años que me habían ayudado, pero aún no levantaba cabeza. Además, parecía que dos nuevos pilares se estaban consolidando en mí, el negativismo y el pesimismo. Esto, unido a las presiones de los estudios y los malos momentos que arrastraba me concluyeron en una depresión. Fueron tiempos de amargura y dolor que me daban a pensar en morirme. No aguantaba más.

Al fin, la luz pareció asomarse por mi camino y el fin de curso me alivio mucho, aunque hubo altibajos. Pero el verano resultó ser muy beneficioso para mí, toda aquella oscuridad que llevaba arrastrando se fue disipando. Sentí un gran alivio a causa de todo ello y así una nueva persona se estaba creando en mí, que valoraba más lo que le rodeaba, que sentía felicidad en su interior, que tenía ganas de conocer, etc.

Hoy día, ya no soy la misma persona que hace 5 años, he cambiado totalmente y por lo que se ve, si no hubieran ocurrido todas estas cosas, yo ahora no sería la misma persona, tal y como me conoce la gente. Soy una nueva persona, una persona mucho mejor.

Gracias a todos mis amigos, de verdad.

1 comentarios:

Blogger Charmed_boy ha dicho...

Me esperaba algo así, quizá no tan duro, cuando me adelantabas antes de crear el blog que escribirías tu primera entrada contando el por qué de la persona que eres hoy en día.

Yo tuve un único suceso como este, y ha sido lo que me ha creado tal y como soy. Si no hubiera ocurrido quizá no estaría en Madrid hoy en día, ni estaría tan seguro de quien soy y como soy. Quizá no estaría siquiera dedicandome a bailar, mi pasión, ya que quizá (valga la redudancia) no la hubiera descubierto.


Un beso enorme, de tu amigo,



Alberto.

14 de noviembre de 2008, 21:48  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal