miércoles, 26 de noviembre de 2008

En el ojo del huracán



Ayer se podría decir que se formó un huracán en mi casa que se alimentaba, no de agua caliente, sino de mi furia. Todo empezó por la mañana cuando me dieron la nota de Asconomía ( Economía ). El resultado obtenido no se correspondía para nada con lo excelentemente que me había salido ese examen. No contento con mi nota, fui a hablar con el profesor pero, ya estaba todo perdido, no se podía hacer nada.


A mi llegada a casa, era como si estuviera formando una especie de tormenta fuerte porque era abrir la cancela y cerrarla con un portazo, al igual que con la puerta de casa. Tan cabreado estaba que no dije ni hola a mis padres, aunque se encontraban en la planta de arriba. Total, que subí las escaleras y mis padres ya me notaban en la cara que me pasaba algo. Tenía que decirles algo, pero tan poco quería liberarles a ellos mi furia, así que les dije: " ¿me disculpáis unos minutos? "


Al entrar en mi cuarto, ya tenía vía libre para descargar mi furia. Fue entonces cuando la tormenta se estaba transformando en huracán. Suerte que mis padres y mi hermana me compraron un punch el año pasado por mi cumple para que me pudiera descargar, por lo que cogí el punch, lo puse en medio de mi cuarto y empecé a pegarle puñetazos.


Allí me lleve cerca de media hora pegando puñetazos, tantos que los nudillos se enrojecieron. Por ello, paré. Pero en ese momento, recordé una cosa que me dijo mi madre hace tiempo: " si alguna vez estás muy enfadado o enfurecido, emplea esa fuerza en hacer algo productivo "


Es que claro, el enfado conduce al enfurecimiento, y este a la hiper actividad. Así, con toda la energía que me entró, limpie mi cuarto, el patio y la cocina. Y logré el reconocimiento de mi madre en cuanto al provecho que le dí a mi furia.


Ya hoy, estoy mucho más tranquilo, pero no puedo descartar que el huracán se haya esfumado, no. Se me presentará otra vez pero, al menos, le he encontrado una forma de aprovecharlo.
La cosa es que parece que no puedo opinar sobre mis propios hechos, en este caso exámenes, pues por lo visto si digo algo no voy a sacar buena nota. A pesar de que me sepa todo, no consigo sacar una nota que refleje lo que yo estudio, que son muchas horas, y lo que yo entiendo, porque entender lo entiendo todo.
En fin, que es un problema que no parece tener solución.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal