miércoles, 20 de mayo de 2009

La villa como prisión

Por todos es sabido que entre una villa y una ciudad hay importantes diferencias; una villa se caracteriza por ser un lugar tranquilo durante buena parte del año, un lugar seguro para todos sus ciudadanos donde no hay muchas personas y, como no, un lugar con una buena calidad de vida. Si a eso le añadimos que está en la costa y que posee buen clima durante todo el año, se produce la mezcla perfecta. Un ejemplo claro es mi villa, Rota.

Es innegable esa buena vida.

Sin embargo, ocurre que todos crecemos con los años y cada vez nos desenvolvemos mejor en las cosas que nos rodean. Después, pasa que aspiramos a más, niveles superiores hacia los que avanzar y desarrollarse. Y aquí comienza el problema, esos niveles superiores son difíciles de alcanzar puesto que vives en un pueblo. No significa que la maduración interna se paralice, al contrario, sigue adelante pero le falta algo. Es como Sarkozy, ¿os acordais de su action-reaction? Pues lo mismo, tú haces algo y esperas una consecuencia de ello, y es esa reacción lo que en un pueblo falta. Falta que consigas algo que quieres y deseas.

Pero, ¿no es allí dónde se encuentra la calidad de vida? Quizás tú pienses eso si tienes la vida hecha pero yo no comparto esa idea.

Pasa que desde hace un tiempo lo poco que se puede hacer en este pueblo me está pasando factura. No hay centros comerciales, no hay tiendas interesantes, no hay muchos sitios divertidos y muy poca gente a la que conocer. En fin, todas las desventajas que tiene un pueblo. Estas son más notorias si vives en dicho lugar durante un buen tiempo. Vale que en verano se anime más el pueblo pero, el resto del año es aburridísimo.

Lo que me ofrece el pueblo llega a ser artible y aburre mucho, todo lo que hay ya lo he visto y probado.

Esto me pasa factura y mucho, y sé que no puede seguir así. Necesito expandirme y hacer nuevas cosas, quisiera conocer nuevas personas, alguien que me quiera, tratar de independizarme, conseguir cosas por mis propios méritos, y así una larga lista. Por ello espero que la Universidad de un nuevo vuelco a mi vida para mejor, creo que me lo merezco.

Mi vida debe seguir adelante, todavía tengo que crearla y sé que no será en este pueblo. Quedarse aquí es como sentirse en una prisión que te impide explotar tus cualidades y la posibilidad de conocer nuevas personas y ambientes. En mi viaje a Madrid comprobé lo mucho que me gusta el ambiente de la gran ciudad. Yo al menos le veo más ventajas que desventajas.

Si me quedo aquí, me arruino la vida.

3 comentarios:

Blogger Charlieindio ha dicho...

Lo q decis es muy cierto, la grandes Ciudades lo tienen tdo, más cuando uno esta lleno de ganas de aprender, vivir a pleno, conocer, escuchar a otros, entre tantas otras cosas. Por ende espero q ya tengas arreglado tu exodo a otro lugar, desde ya no te va a ser tan facil, pero quien nunca arriega nada; nunca gana nada.-
Abrazzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzo
Bs As Argentina

21 de mayo de 2009, 7:15  
Blogger ewe ha dicho...

¡Consumista! Pero no te culpo, yo también pido eso. No exactamente, ya que me conformo sólo con salir, no con ir a un sitio donde poder gastar con placer. ¡Vámonos a un pueblo perdido de Alemania y luego a uno de Japón! Los pueblos perdidos del extranjero son el futuro, van Dorth.

21 de mayo de 2009, 16:37  
Blogger Manu ha dicho...

creo que ya habias mencionado eso de que vivis en la costa, me parece XD hoy estoy que no se nada jajaj...

yo siento exactamente lo mismo. osea necochea es lindo durante las vacaciones de verano. y cuando me acerco a una ciudad... plaf, se me prenden todas las luces... aunq viajar en colectivo [omnibus o cuaquier otro nombre que tenga] me aburre, el campo es siempre igual... osea igual que mi 'ciudad' pero ya me falta menos para la universidad tambien, de a poco se llega...

por cierto tenes mail?
agregame si queres
manuolmedo_neco@hotmail.com

21 de mayo de 2009, 23:32  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal